viernes, 28 de diciembre de 2012

Raros miedos


Hace poco veía una película llamada Zombieland. No por el fin del mundo, ni porque quise saber las formas de supervivencias en caso de un ataque zombie. Algo dice el personaje que interpreta Jesse Eisenberg, dónde dice que sufre de fobias muy patéticas. Por lo cual comencé a pensar tal vez no en mis fobias porque realmente no sé si tenga una, pero si en mis raros miedos. He aquí mi lista, sin orden de importancia, me dan miedo igual:

Miedo a las polillas volando en mi recámara
Miedo a la exposición durante mucho tiempo del olor a humedad
Miedo a los libros de basuración personal, digo, superación personal
Miedo a hablar en público
Miedo a encontrarme a una persona conocida en la calle
Miedo a que no se reproduzca mi canción favorita
Miedo a la luz solar por las mañanas
Miedo a las fotos imprevistas
Miedo a los baños ajenos
Miedo a las esquinas de los cuartos
Miedo a no entender un juego de mesa
Miedo a las multitudes
Miedo a usar demasiado el mouse de la computadora
Miedo a contestar el teléfono
Miedo a que me hagan la platica los peluqueros
Miedo al calor de la arena
Miedo a no entender un libro
Miedo a no tener tema de conversación
Miedo a pisar un lugar donde un insecto ha sido pisado
Miedo a los ladridos nocturnos de los caninos
Miedo a estar en un lugar donde sólo haya gente bonita
Miedo a no saber qué pedir cuando llega el mesero
Miedo a las carreteras con muchas curvas
Miedo a hablar demasiado
Miedo a los espejos en la oscuridad
Miedo a las balnearios y toboganes
Miedo a no conocer una buena canción
Miedo a despertarme y darme cuenta que tengo que volver a vivir todo lo que ya he vivido

No hay comentarios:

Publicar un comentario