viernes, 24 de agosto de 2012

Bien ¿y tú?



He aprendido algo de las personas. Primero: no, no son amables por naturaleza, la mayoría tienen un pésimo carácter y lo peor es que siempre esperan que tú si seas amable y sobre todo complacientes con ellos y; segundo: no les interesa lo que suceda con las demás personas.

Hay una costumbre entre nosotros, como sociedad o más bien ya por rutina. Al saludarnos los unos a los otros, decimos lo siguiente:

-Hola ¿Cómo estás?
-Bien, gracias y ¿tú?

Cuando conoces muy bien a las personas respondes un: muy bien, gracias. Pero eso no pasa todos los días. He observado que la pregunta de ¿cómo estás? Es parte del saludo, en realidad les importa un cacahuate como te encuentres, porque en cuanto respondes y preguntas ¿y tú? Se dan media vuelta y se van.

Pero el ¿y tú? También se vuelve parte del saludo, así que lo haces como cortesía, como agradecimiento, pero nunca porque te importe el estado del otro. Son reglas implícitas sociales y yo agregaría ridículas.

Te preguntan cómo estás y tu siempre respondes bien, ¿hay alguien que haya respondido que se encuentra mal, sin ser tomado por una persona negativa o depresiva? La realidad es que todos debemos estar bien, porque nadie quiere preguntar qué te sucede si respondes que estás mal.

Los saludos son una cosa estúpida. Sirven para mantener la convivencia con los otros pero si no le importa a nadie ¿de qué sirven? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario