martes, 3 de julio de 2012

Supersticiones



Algunas veces creo que soy muy supersticiosa. No es que me de temor pasar debajo de una escalera, pasar donde hay un gato negro, romper un espejo, o ese tipo de cosas; creo que todos tenemos algunos rituales. Esta cosa esotérica sigue siendo absurda, algunas veces funciona y otras definitivamente no. Me llega mucho a la mente mi tonta superstición de los trimestres pares o impares, ahora ya no importa porque ya terminé.

Tengo otra ridícula superstición y tiene que ver con la ropa. No recuerdo cómo fue que instintivamente lo relacioné, pero es algo perturbador. La cuestión es que cuando algo me ocurre, algo malo, no vuelvo a usar la ropa que llevaba puesta en ese momento, la dejo de utilizar un tiempo o nunca más vuelvo a utilizar esa combinación.

Me sucedió por ejemplo, el primer día que me dieron mis náuseas de la gastritis, el día del regaño del profesor de televisión, el… bueno muchos acontecimientos desagradables. Supongo que es algo un poquito natural, hacer esa combinación de ropa me haría recordar “ese” día. Lo considero un mal presagio, de mala suerte, aunque más que nada es aquello del recuerdo.

Hoy he sido víctima, otra vez, de la delincuencia en la ciudad. La primera vez, no me quitaron nada, fui astuta o quizá tonta y arriesgada, y escondí el patético celular que tenía, hoy desafortunadamente no sucedió así. Qué triste subirte al transporte y esperar que aquel, aquella, esos que se subieron te asaltaran.

La cosa es que regresando a casa, sentí coraje, porque si las cosas materiales cuestan y las apegas tanto a tu estilo de vida que se convierten en una necesidad. Yo pienso que el celular no sería una necesidad si la gente llegara temprano en la vida. De lo demás poco a poco se puede llegar a prescindir, conforme paso la tarde se me fue olvidando un poco, y luego llegue a mi tonta superstición.

Sí, dije “diablos, no me pondré esta combinación”, cada quien pasa por sus extraños rituales, el mío si es ridículo, pero cuando vuelvo a ver esa combinación de tenis, jeans y playera/blusa, me llega a la mente ese horrible recuerdo y pienso que es posible que me vaya mal en el día. Así soy yo y mis manías extrañas y locas.

¡Diablos y los tenis son nuevos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario