domingo, 25 de marzo de 2012

Vive Latino: Madness


Esta fue la semana para las primeras veces. Hice a lo largo de esta semana cosas que no hubiera imaginado hacer en algún momento. La verdad casi siempre ocurre, digo o pienso que no haré tal cosa y termino haciendo locuras a la buena. Al menos en la mayoría de las veces y cuando me doy cuenta sólo me queda irradiar una sonrisa.

Nunca antes había visto a tanto rocksteady en un solo lugar, nunca había ido a un concierto de ska, nunca había estado en un Vive Latino. La razón era muy simple: díganme malinchista lo  sé, pero de verdad no hay algo de la escena musical mexicana que me sorprenda. Sospecho y quizá sospechen que la única razón para ir a dicho festival sería una banda más o menos de mi estilo (si es que tengo alguno).

No fueron ni los Chemical Brothers el año pasado, ni Kasabian o Foster the people ayer, fue nada más ni nada menos que una banda de ska. Pero no, esta no es cualquier banda, es de las grandes, de las leyendas, una de las dos más representativas del two tone: Madness.

El Vive Latino es bien diferente a, por ejemplo, el Corona. Para empezar si hay más diversidad, en un Corona jamás vería a chicas y chicos rocksteady, hay mucha más promoción y esta infestado el lugar de comerciales y todo aquello referente a la mercadotecnia, es como un enorme centro comercial de música de habla hispana en su mayoría.

Me limité a hacer lo que debía de, es decir, no llegue muy temprano, ni muy tarde. Sólo iba a ver a los Madness. La gente ahora no me molestó tanto, tal vez porque intenté en lo posible mantenerme alejada de ella, a pesar de que por un instante imagine que iba a presenciar el concierto sola. Una chica con su soledad se acercó a mi, imagino que buscaba compañía y luego pensé que era válido pero seguramente era algo que yo no haría. Creo que si he ido a conciertos sola, pero jamás he estado consciente de ello.

Debo confesar que tenía grandes expectativas con Madness. Ya sé, dije que no tendría expectativas nunca jamás, no aprendo. No es que no las superaron, más bien fue la gente, a pesar de no mantener contacto con ella, fueron fríos con la actuación más que magnifica de los Madness, atribuyo eso a que ridículamente a mi modo de ver, típico para el festival y en general, Madness no era headliner, era Molotov (sin comentarios).

Hubiera querido bailar como si no hubiera mañana, brinque y canté, pero cuando la gente esta en ese modo, de pronto si te desanima un poco y también pienso que fue a causa de estar en gradas; pero mi vejez prematura y mi falta de altura ya no me permiten tales hazañas como ir hasta adelante.

Los Madness son una bandota, toda la elegancia inglesa la personifican sin ningún problema. Cuanto me hubiera gustado que fuera un Glastonbury, un Reading, no sé, donde todos apreciaran lo que Madness nos regaló el día de hoy. A mi en lo personal siempre me saca una sonrisa. Entiendo ahora cuando pongo mis estados emo en Facebook y mi amigo –muy fan de Madness –me publica canciones de ellos. Siempre me ponen de buen humor. Ya quisiera yo llegar a la edad de esos señores, señorones  diría yo, y poder echarme esos pasitos de baile, tener la energía que ellos tienen, si lo logró podría ser inmortal.

Confieso que hasta hace seis meses no tenía ni idea de quiénes eran, qué era el 2tone, de dónde era, con qué se comía. Fue el hecho de mi parte cinéfila, cuando vi el tráiler de Los niños están bien, y sonó esa canción causó algo en mí. Después cuando le publique Our House a mi amigo y el comenzó la iniciación, todo fluyó fácilmente. Así debe ser la música, qué diablos importa si es ska, indie, alternativa, dream pop, rock, hip hop, rap, metal, lo que sea, debe causar algo en ti, algo inexplicable, que te haga mover el piecito, la melena… que te haga gritar.

Para ser mi primer concierto de ska, fue maravilloso, y amé a estos señorones, tan talentosos, tan humildes, tan magníficos, tan… ingleses . Sólo me resta decir: Ohh we love you Madness.

1 comentario:

  1. Lo vi en internet y sí estuvo bueno, sinceramente no soy seguidor, pero tienen chispa y contagian con su estilo. Vientos Danielita.

    ResponderEliminar