miércoles, 14 de marzo de 2012

Envidia femenina



Las mujeres son muy así. Pasa una chica muy bonita y las demás comienzan a criticarle todo: la ropa, el peinado, el maquillaje y hasta su estructura ósea. Se dice que eso es causado por la envidia que genera una mujer bonita. Pero eso no sólo le sucede a las mujeres, en general, todos deseamos tener lo que el otro tiene. En las mujeres ese deseo es expuesto a modo de critica.

Quizá sea la menos indicada para hablar del tema. La razón número uno es por ser mujer o intentar entrar en algunos cánones de la femineidad. Eso me lleva a la segunda razón por la cual no puedo explicar este comportamiento colectivo entre las féminas, esto es el hecho de que me choca eso de las reglas implícitas del ser mujer y no soy así.

No es que no tenga envidia de las otras mujeres, creo que en algún punto deseo lo que las otras poseen, sólo que mi forma de expresarlo es totalmente diferente. He pensado mucho en eso esta semana en mis recorridos donde invariablemente me topo con diversas personas, diferentes mujeres y pongo atención.

Me ha tocado ver a chicas muy lindas, otras más que lindas bastante guapas, unas que no son tan guapas pero llaman la atención. No soy lesbiana. Las observo y también observo el comportamiento de las demás mujeres ante alguien que exige tu atención, es interesante. He pensando que se podría hacer un programa para National Geographic a partir de este comportamiento.

Por ejemplo, se sube una chava muy bonita al vagón del metro, llama la atención y enseguida las mujeres alrededor la barren con la mirada y no le quitan los ojos de encima, por supuesto la mirada es de odio total. A mi me pasa algo distinto, por supuesto las volteo a ver, y si me les quedo viendo, pero –ok no sé si sea bueno confesarlo, pero lo haré –tengo pensamientos internos como “ah se le ve bien esa blusa” o “tiene bonitas facciones”, o algo por el estilo.

Puede que se deba a mi baja autoestima, debo reconocer, eso o simplemente no me da la gana criticarlas, son bonitas y ya. Si también, puedo decir honestamente que les tengo envidia, si pienso “¿por qué yo no tengo el cabello así?” o “¿por qué los pantalones no se me ven así?”; pero esa es la esencia de la envidia, el deseo por lo ajeno.

Ya sé, soy algo excéntrica, pero… no sé. Mi excusa siempre optimista es, que yo a diferencia de las mujeres envidiosas, si puedo reconocer cuando una mujer es bella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario