jueves, 16 de febrero de 2012

Seguir en contacto



Me encontraba inmersa en aquellos pensamientos sobre la inminente disolución de algunas amistades con el tiempo y la lejanía. Estaba constantemente pensando en eso, incluso cuando veía a mis amigos, incluso por los acontecimientos recientes. Hubo un momento en el cual me desespero pensar en eso. Mientras me encontraba en la ducha, pensaba y pensaba. De pronto grité,  en el baño, mientras me enjabonaba el cabello: “¡pues ya! Por mi mejor, si no tengo amigos mejor, así ya no estaré pensando en estas cosas”.

Hoy una amiga dijo algo al respecto al tema de cuando termináramos la carrera y no nos volviéramos a ver. Eso sucede, es irremediable, aún ahora, hay amigos a los que no veo. Vamos en la misma escuela, estudiamos la misma carrera y ya no los veo. Hay otros tantos amigos a los que dejé de ver, otros que no comprendieron situaciones adversas, otros que entendí que no eran mis amigos, etc. Esas cosas suceden.

Hoy tuve una punzada de esperanza. Conozco a un chavo, muy buena onda. Lo conocí cuando íbamos en bachillerato. Siempre reía con él, a toda hora. Cuando salí del bachillerato, perdí el contacto con él y con muchas otras personas bien nobles. Aún no entiendo las razones del distanciamiento e ignorancia los unos con los otros. Creo que se debe a que la universidad nos cambia para mal.

Un día él me encontró o yo lo encontré en Facebook. Y ahora que lo pienso, realmente Facebook tiene una utilidad, banal, pero la tiene. De pronto nos escribíamos, de pronto comenzamos a compartir enlaces e incluso compartimos un gusto. Gusto que desconocíamos, creo que ambos, tener. Tal vez, no, no tal vez, con seguridad él no sabe muchas cosas sobre mi y viceversa. Pero cada vez que publica algo en mi muro, cada vez que hace comentarios, me pone de muy buen humor.

No sé si a eso se le llame: mantener el contacto. No estoy segura de si esos sucederá con algunos de mis amigos universitarios. No sé si a la larga, eso suceda con otros amigos que me eligieron en circunstancias a veces, algo extrañas. Lo he dicho millones de veces: yo no elegí a mis amigos, ellos lo hicieron, me eligieron. Y estaré, como esté, hasta que ellos decidan que su elección no ha sido la más correcta. Ya lo he vivido.

1 comentario:

  1. El hecho de "no estar" significa muchas cosas, amigos, bien lo dicen: Con los dedos de una mano, vienen, se van pero los que se conservan son los mas importantes. Pueden pasar años incluso y conservar una amistad, si entiendes lo que digo sabrás a que me refiero mi querida Dans, Dan, Da, D, como quiera que seas :P

    ResponderEliminar