miércoles, 11 de enero de 2012

Don't look back into the sun




Todos hemos cometido ese error. Nadie lo puede negar y parece inevitable, quizá ni te das cuenta, pero esa acción es un muy, muy grave error. A menudo nos trae problemas, traumas y pensamientos innecesarios, pero lo seguimos haciendo al menos en menor medida, o al menos una vez en nuestras vidas: asociamos una canción con alguien. Y si, digámoslo con todas las letras con A-L-G-U-I-E-N.

Hace unos cinco años aproximadamente, me llevaba bien con alguien, puedo decir que apreciaba a esa persona y en cierto modo, aunque le costaba trabajo, me entendía. Estaba en uno de esos días en los cuales quisieras no salir de la cama y le platicaba mi situación por el, para mí ya obsoleto, Messenger. Ese alguien me preguntó: “¿qué significa “Don’t look back into the sun?”, le respondí que era algo así como “No mires detrás del sol”, y esa persona concluyó “pues entonces don’t look back into the sun”.

Después paso, pues lo que sucede. La gente se va, te molestas con ella, te hacen daño, etc., lo normal, diría Summer Finn “la vida”. Lo que después generó es que no pude volver a escuchar esa canción de los Libertines durante mucho tiempo sin acordarme de esa persona. Y típico, no recuerdas esos bonitos momentos, siempre recuerdas esas acciones, esas palabras que te hicieron daño. Alguna vez se lo dije “por tu culpa no puedo escuchar Don’t look back into the sun”, si, con rencor añadido.

Luego recordé que me gusta mucho una canción. Cuando la escuché me dio risa, sonreí y pensé para mi “Esa canción siempre va a ser para él”. Alguna vez en mis años púberes, pues si me gustaba un chavo que, como a todos les ha pasado, no me hacía caso. Shiver era para él, porque hablaba precisamente del rechazo, de esas ganas de que aquella persona te volteara a ver y que supiera lo que sentías. A pesar de que esa canción invariablemente también me recuerda a mis amigos, sigue siendo para él.

Ya no deberíamos hacerlo, asociar canciones que nos gustan con personas. Sólo nos trae problemas, además es ridículo. Pensaba que esta situación era exclusiva del género femenino, pero no lo creo. Más bien, es una forma de aferrarte a las personas, de no alejarlas de ti y de recordarlas a como de lugar, a pesar de que no todos los recuerdos sean bonitos, y eso, no creo que sea exclusivo de las mujeres. Pero todos deberíamos dejar de hacerlo.

Hoy escuché Don’t look back into the sun, me acuerdo de esa persona, pero ya no me causa conflicto. Espero eso suceda con otras tantas canciones, películas, libros, lugares y situaciones que también relaciono con A-L-G-U-I-E-N.


No hay comentarios:

Publicar un comentario