jueves, 27 de octubre de 2011

No sé leer


Abro el libro, encuentro un sinfín de letras, algunas veces símbolos, significados… significados. Me rehúso rotundamente a darle un significado a las cosas. He tenido ese rechazo desde mis clases de filosofía en el bachillerato. Me chocaba esa clase, me hacía pensar en mi existencia, aunque tal vez en esa época mi existencia no era tan complicada… existencia.

Una vez en esa clase, el profesor nos preguntó si creíamos que un suicida hacía un acto de valentía o un acto de cobardía, todos respondieron que de cobardía, para mis adentros conteste que era de valentía, el profesor pensó lo mismo. Deber ser muy valiente aquél que decida desprenderse de las cosas terrenales.

Ese mismo día, nos explico que en la vida de los seres humanos, llega un momento en la adolescencia en el cual el pensamiento suicida y los sentimientos depresivos eran naturales, por esa etapa, dijo, pasan todos, no hay algo especial. Lo odie. Como odio tener que interpretar y darle significado a cosas.

Sí, tal vez tenía razón, todos lo pasan. Los adolescentes son la cosa más patética del mundo. Pero después de la adolescencia y este desarrollo evolutivo a la edad adulta, es por mucho más patética que la adolescencia. Sin embargo, me molestó, le daba un significado coherente a mis sentimientos, a algo que no podía expresar. Qué fastidio que otra persona llegue y te diga “oye, bueno mira es normal, el sistema del ser humano está diseñado específicamente para que tú en determinado momento llegues a esta sensación… bla, bla, bla”.

He descubierto estas semanas que me falta demasiada motivación para hacer las cosas. Y maldito sentido de pertenencia a veces es muy necesario. Todos los sentimientos con explicación me han llegado: esa añoranza de pertenencia; la añoranza al pasado; melancolía; tristeza, euforia, enojo, abandono, y llegue a la conclusión de que de nuevo odio a la gente. Es tan innecesariamente necesaria en nuestras vidas.

Todo eso me ha llevado el estado de desmotivación, por lo tanto leo algo, lo leo, y bueno esa práctica es “sencilla” la aprendes sin “h” en la primaria, quizá antes. Pero no estoy leyendo, me es tan extraño y me hace sentir tan idiota. Pero pasa, eso pensaran muchos expertos. No veo lo que los demás ven, dice Travis que eso sería bueno “quiero ver lo que la gente ve” para comprender.

Necesito ayuda, alguien que me enseñe cómo leer y también como escribir… Esas son las cosas que puedes hacer por mi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario