domingo, 4 de septiembre de 2011

Expectativas


Dice, y bien dice el dicho “más rápido cae un hablador que un cojo”. Funciona muy bien para estos casos. En el post anterior, había mencionado cosas sobre “algo nuevo”. Inevitable resultó no crear expectativas, ahora más que esas, lo que se creó fue una falsa zona de confort que se disolvió.

Eso de la salida del cascarón, asusta, asustó y con todo fundamento. No me caracterizo, lo he dicho en infinidad de ocasiones, de ser una persona sociable, tampoco he sido alguien alocada, algo burda la palabra, podría decirse que soy alguien lineal, me gusta seguir reglas y ser bastante disciplinada. Para muchos tales características son, en una palabra: aburrida. Soy así.

Hoy pasaron miles de cosas que me hicieron pensar hacia dónde encaminaba mi rumbo, qué era lo que hacía y por qué siempre mis convicciones y decisiones permanecieron en su mayoría intactas, aunque muchas de ellas fueran decisiones serias y tajantemente drásticas.

Cuando abres la puerta, es muy complicado dejarla sólo entre abierta, es abrirla, algo que no hago a menudo, no es mi estilo. Detesto las presiones sociales para pertenecer a un grupo, detesto las conversaciones inútiles, los protagonismos y las miradas vacías. Decidí no abrir la puerta principal, digamos que si acaso la ventana, por poner alguna especie de metáfora.

Hoy, también vi el documental de Blur: No distance left to run. No tiene mucho que ver con el post, pensarán, realmente sí, cada vez que hablaba Graham Coxon mi amiga decía “es tan emo” y la mayor parte de las cosas que decía Coxon tenían sentido para mí. Su fastidio, su negación ante participar en algo ordinario, su aburrimiento de la gente, pesimismo y tal vez odio hacía la gente. Lo entendí.

La gente es aburrida, yo no soy la aburrida. Las personas hacen las mismas cosas constantemente, raras veces encuentro alguna diferencia. No me gustan las reuniones, el ruido de las masas, las personas formadas, los colectivos escolares, los grupos de reunión en la escuela que se autodenominan de alguna forma y no me gustan las fiestas.

Cuando Graham cantaba “so give me coffe and tv” pensaba que era quizá una forma para decir que deseaba ser ordinario como todos y ambas cosas lo harían sentirse así. Me han prohibido el café, me mataría y detesto la televisión, para mi es una forma irónica para expresar mi apatía hacia las cosas, que sería una forma fácil de destruirse a uno mismo sin requerir tanta parafernalia.

Entiendo fácilmente lo que Graham Coxon dice: “La sociabilidad es difícil para mi”, en general entiendo perfecto esa canción.

Danielita como la conocieron ha vuelto, el optimismo es sólo una debilidad.

1 comentario:

  1. decia kant o no recuerdo quien talvez un pobre diablo no recuerdo que las relaciones personales solo limitan ala persona en si mismo... estoy de acuerdo pero creo es un mal necesario y no se puede ser tan antisocial ni tan pan de dios como flanders, deberias buscar un equilibrio

    ResponderEliminar