jueves, 4 de agosto de 2011

¿Puedes repetirlo, por favor?


- ¿Puedes guardar un secreto? Planeo un escape de esta prisión y busco una especie de… cómplice. Primero tenemos que salir de este bar, luego del hotel, la ciudad y el país, ¿estás dentro o no?
- Estoy dentro, iré a empacar mis cosas
- Y un abrigo. Mientras tomaré un trago, para tomar valor
Bob y Charlotte en Lost in translation

Encuentro un número de películas que logran resolver algún embrollo que tiene mi cabeza, trato de no relacionarlas con mi vida personal, pero es inevitable, la parte de la identificación siempre esta presente. A veces… bueno algunas películas de algún modo resuelven mi vida, más bien se trata de que hay una frase, una acción, un movimiento, una mirada que me hace reflexionar y cambiar mi actitud frente al mundo. Es la magia del cine.

Hace algunos ayeres, me encontraba en mi cama viendo televisión, como usualmente lo hacía, como cuando era una persona normal, ahora me es complicadísimo ver cualquier producto audiovisual, salvo sus excepciones muy magnánimas, en mi humilde opinión. Cambiando de canal me encontré con Lost in translation, me aburrió y me quedé completamente dormida. No era el momento preciso para ver una película como esa, además de mi aversión hacia Sofía Coppola, ridículo, tuvo que ver Phoenix en esa aversión.

Hace relativamente poco, decidí volver a ver esa película. Tuvo un efecto secundario en mi que no hubiera imaginado tiempo atrás.

Dos personas se encuentran, aparentemente distintas, de distintas edades, con distintos estilos de vida, se encuentran en un país completamente ajeno a ellos ¿qué podrían tener en común? ¿qué los haría acercase sentimentalmente? ¿qué los haría compartir momentos juntos? La clave: la soledad, la búsqueda de compañía. ¿Cómo es posible tener en común con una persona la soledad?

Después de verla y encontrarle algún sentido… sinsentido para mí, hubo una situación un poco triste dentro de mi vida cotidiana. Comía en una restaurante, a punto de cerrar, la única persona comiendo en ese lugar era yo, cuando voltee a ver la pantalla, se encontraba Lost in translation. Me lleno de un sentimiento de melancolía y entendí ese sentido perdido.

Hay una escena, particular por mis gustos, Bob y Charlotte, se encuentran en una velada llena de aventuras, de complicidad. Ambos en una fiesta, bailan y cantan una canción llamada Too Young. ¿alguien más acaso le encuentra más sentido a esto? Dentro del contexto de la película tiene bastante relevancia, ambos son viejos no sólo de edad (en el sentido más burdo Bob más que Charlotte) son viejos del… ¿alma? Quizá sea la forma más apropiada de decirlo, cursi pero apropiada.

Cuando la vi por primera vez, en mis 14 años no entendía, no me importaba, no era relevante para mí. Ahora que la universidad me ha envejecido, la vida me ha maleado, he conocido a personas y yo he cambiado en muchas formas. Ahora que la soledad toca la puerta con frecuencia, que se sienta a mi lado y me susurra al oído –bastante sosa la frase –hasta ahora hay un sentido para mí.

Estoy en mi etapa: quiero dejar de rogar cariño y compañía. Tal vez el día que viaje a Tokio, encuentre a alguien de 45 años, me entienda, se convierta en mi cómplice y después de un tiempo nos dejemos seguir nuestros caminos. Por lo tanto ahora, no busco la compañía de nadie, las personas te encuentra en ocasiones desechable, quiero dejar de sentirme desechable. Salvo ciertas personas, aunque esas personas tienen, afortunadamente, su propia vida.

Nuevamente una película ha resuelto mi vida…

Puedes rebobinar y repetirme esa frase, por favor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario