sábado, 2 de julio de 2011

Sabes que ya valió cuando…

Me choca ser mujer, de verdad hay tantas cosas en este asunto del género femenino que me enloquecen y me enojan demasiado. Seguramente hay cosas buenas de ser mujer, pero la verdad no cuentan tanto cuando la competencia entre mujeres es de lo más burda y ridícula de lo que puede existir, hasta la solidaridad entre féminas es absurda.

Me molesta la forma en que somos sentimentales, sentidas, emocionales y dramáticas. No sé si las mujeres de verdad cuando quieren algo lo consiguen, o tengan realmente ese razonamiento de saber exactamente lo que quieren, lo dudo, con bastante frecuencia las mujeres no saben lo que quieren, me incluyó. Esto pasa sobre todo en las relaciones de pareja, por eso los hombres se confunden mucho, creo que deberían pasarles un diccionario del doble lenguaje de la mujer.

Me parece gracioso cómo las mujeres pasan la mayor parte de su tiempo arreglándose, preocupándose por cosas que no son importantes, intentando que el otro las entienda y las consuele, intentando llamar la atención, diciendo indirectas que los hombres jamás entenderán, preocupándose por un hombre que no se preocupa por ellas, y su especialidad: hacer una tormenta en un vaso de agua.

He intentado alejarme de todo eso, no lo he logrado con mucho éxito, no sé si es una cuestión genética o qué rayos, de lo único que me he podido despegar es de eso del arreglo personal, ya que mi flojera es mucho más grande que la competencia sobre quién se ve mejor o siquiera ese pensamiento de “verme mejor”.

Hoy me encuentro encerrada, con múltiples pensamientos de algunos conflictos generados con el paso del tiempo, y siempre llega ese instinto femenino que molesta de verdad, ese donde llega un pensamiento femenino y luego la cordura y digo “qué me pasa, por qué estoy pensando en esto”, me sucede con frecuencia y no me agrada. Además del clásico “ah estas en tus días” que tampoco es bonito este sentir de mujer me causa conflictos, siempre he pensado que sería mejor si fuera un niño, ya que no se complican mucho la vida.

Aunque bueno seguramente ese vestido para la boda de mi prima no se me hubiera visto “bien” si hubiera sido un niño, pienso que estaría más satisfecha. A veces me molesta tanto la actitud femenina, no sólo en mí, también en otras mujeres que me veo obligada a decir comentarios misóginos, algo ridículo, pues yo soy una mujer, y los demás me miran de forma extraña, he conocido a muy, pero muy pocas mujeres que de verdad valen la pena, y lo más absurdo es que tengo más amigas que amigos.

Pero ese asunto de mi amistad con los hombres ya es otro tema, por lo pronto sé que ya valió cuando me pongo a cantar canciones de amor y sobre todo de desamor bien ardidas con demasiado sentimiento o veo El Eterno Resplandor de una Mente sin Recuerdos y lloró (lo cual es patético ya que no he vivido situación parecida a esa película). Eso sin ninguna razón en especial… tal vez si, pero eso es parte de mi vida privada que no quisiera compartir con nadie. Bueno supongo que al final todo esto es “normal”.

Ya quiero vacaciones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario