domingo, 17 de abril de 2011

Misóginos

Ahora que estoy de vacaciones me ha dado mucho tiempo para pensar en cosas y sobre todo recordar algunas cuestiones. Vayamos al grano, y explico por qué el título de la entrada.

A lo largo de mis 20 años, me he encontrado con muchos maestros evidentemente, tengo que admitir que soy un poco bastante ñoña, y que estos asuntos de la escuela han encontrado en mí a una mujer que puede hablar extensamente del tema. La verdad es que quisiera hablar de otra cosa, como de mi viaje a Italia, el día que conocí a Thom Yorke, cuando estuve atrapada en el Amazonas, pero ciertamente todo eso no ha pasado.

Tengo que confesar también, de todas las mujeres que conozco y he conocido, soy quizá de las más anormales sino es que la más anormal. Podría explicar que mi comportamiento no corresponde a los estándares establecidos para una joven de mi edad, pero ciertamente nada en mí corresponde a lo "común" y estoy agradecida por ello. No quiero decir que sea especial, ni que sea rara, porque al parecer todos ven el calificativo "rara" como algo negativo y no entiendo la razón, simplemente detesto que me digan lo que debo hacer y cómo lo debo hacer.

Es llegado a este punto que confieso: tengo cierta complacencia, amor-odio, agradecimiento y admiración con los hombres que son misóginos o, llegan a hacer comentarios misóginos. Yo no he podido establecer vínculos tan fuertes con los hombres, de hecho me cuesta mucho trabajo hacer amistad con un hombre, tengo muy pocos amigos del sexo masculino, son contados y mis dedos sobran a la hora de contar. Pero al encontrarme con alguien que tiene cierta tendencia misógina, la reacción natural es "enojarme" con su actitud y al minuto siguiente me da risa.

Sorpresivamente he encontrado a hombres en diferentes grados de misoginia en la maravillosa institución escolar, es más común de lo que creemos, si, si, el siglo XXI, pero hay muchos docentes que son misóginos, puedo recordarlo incluso desde mi educación primaria, sube en la secundaria el índice de estos individuos, en la preparatoria lo mismo y qué decir de la universidad. Para ser honesta a la mayoría de estos personajes misóginos les he temido, los he odiado también, pero aprendí muchísimo de la mayoría de ellos que por más que los odie, puedo decir que mi admiración es mayor.

Tal vez pensarán que estoy completamente loca, y no estará muy alejado de la realidad. Cada vez que escuchaba esos comentarios misóginos me molestaba porque muchos de ellos eran verdad, y el coraje principal era en base ese, saber que las palabras y frases que pronunciaban muchas eran verdad. Las mujeres solemos ser bastante bobas - muchas no, lo sé- pero en una mayoría hay actitudes que hacen que estos hombres tengan armas para atacarnos. Por ejemplo, hace poco observaba la televisión -lamentablemente el ocio hace que hagamos cosas tontas, como ver televisión- y vi el comercial de Liverpool con Javier Bardem, donde decía que las mujeres sabíamos lo que realmente importa de la vida, si realmente fuera así, creen que tendríamos esa infinita preocupación por la apariencia personal y la gordura. Porque una cosa es cuidar de la salud y otra ser una loca obsesionada con el peso, créame que conozco a muchísimas mujeres que son extremadamente delgadas y dicen estar gordas, qué tontería.

Tengo que incluirme entre las mujeres que se preocupan por su gordura patéticamente, les digo tampoco soy nada especial, y es algo que no me agrada pero es, desgraciadamente parte de ser mujer. No, no encontrarán a una sola mujer, por muy inteligente que sea que no le preocupe su peso o que no haga un comentario como "ah estoy gorda". Los misóginos me recuerdan cómo no debo comportarme, a muchas les ofenderá, creo que todo hay que tomarlo con mayor inteligencia y ligereza, y además reitero, esos han sido los hombres de los que más he aprendido.

1 comentario:

  1. raro no es ser negativo es ser autentico, buena entrada Dani :)

    ResponderEliminar