domingo, 17 de octubre de 2010

Festival Corona Capital

Hay tres cosas que hacen que las personas pierdan su “humanidad”, dejen de ser personas civilizadas y les salga su instinto animal para convertirse en bestias. Esta son: a) el metro; b) el RTP gratuito; c) los conciertos y tal vez agregaría un d) la cafetería de la escuela.

El día de ayer me lance al Festival Corona Capital. Fundamentalmente iba a ver a Regina Spektor, a The Temper Trap e Interpol, ya que había cancelado Metric para mi desgracia. Después de ver los horarios y organizar un poco el itinerario que tendría durante el día, resultó que se supondría que tenía que haber visto a: Two Door Cinema Club, The Temper Trap, Regina Spektor, Foals, Interpol y los Pixies.

Llegue después de que los grupos menos importantes, para mí, tocaran y en el camino larguísimo para llegar donde estaban los escenarios y en general todo el festival, encontré a muchísima gente que mi amiga llamaría “hipsters”. Antes de continuar quisiera detenerme aquí un momento. Mi amiga muchas veces me hacía burla y me decía “si tus amigas hipsters” y a mi realmente no me ofendía por que no sabía qué diablos era un “hipster”; cuando le pregunté si iría al Corona, me contestó que no porque irían puros “hipsters” y decidí buscar qué demonios era un “hipster”. Al “googlearlo” y “wikipediarlo” encontré que según su descripción de un hipster actual era una “subcultura contemporánea” de chavos de clase alta y media que les gusta la música alternativa y cine independiente, según este rápido vistazo que di a google.

Cuando iba caminando para entrar al evento, supe lo que de verdad era un “hipster”, son lo que yo convencionalmente llamaría fresa o güeros menonitas vende quesos, cuya ropa es de marca pero piensan que yendo a ese tipo de eventos y mezclándose con la plebe van a ser más alternativos. A partir de ahí supe que el asunto no se iba a poner tranquilo ni muchos menos bonito. Cuando por fin llegue al lugar, donde por cierto no se pudo dar más propaganda porque hubiera sido una grosería.

Vi a un grupo espantoso llamado She’s a tease y después vimos a Two Door Cinema Club, que jalo a muchísima gente, prendieron bastante y debo admitir que me gustaron las canciones que tocaron, desde ahí supe que si quería ver a The Temper Trap y Regina Spektor lo mejor sería que me quedará ahí. Quedarme ahí para poder ver más de cerquita y de hecho para poder ver, significaba hacer un gran sacrificio y tener que escuchar a Furland, que por cierto me dio muchísima flojera.

Los horarios, al fin no se acomodaron como debía ser, las bandas salían con 10 minutos de retraso. Así que cuando por fin salió The Temper Trap lo disfrutamos mucho, aunque algunos empujones como siempre arruinaban alguna canción. Debo mencionar que estos chavos de The Temper Trap tienen mucha energía, sobre todo el bajista, me simpatizo bastante, de las bandas que disfrutan de verdad estar en un escenario y eso siempre se agradece. Cuando acabó The Temper, empezó lo feo, la gente empezó a empujar como toda la vida, lo mejor de todo es que empujaron y pegaron y todo lo que siempre pasa en los conciertos cuando no había nadie en el escenario. Todos querían estar cerca para ver a Regina Spektor.

No aguante más y nos fuimos saliendo de lo denso que se puso, porque a la gente le sale lo bestia en estos eventos y lo poco civilizados que llegan a ser se les olvida. Cuando empezó a tocar Regina Spektor, ya tarde por cierto, se me hizo bastante estúpido que la gente se pusiera así, es una tipa tocando con un piano, no había ni una sola canción en la que pudieran siquiera saltar. Nos fuimos haciendo más atrás porque yo ya estaba harta de la gente, mi poca paciencia salió a flote y evidentemente no veía el escenario. El sonido era espantoso incluso Regina hacía gestos de lo malo que era, de todos modos toco bien, tengo que mencionar su asiento de piano improvisado, era una caja con un cojín arriba y de todos modos, personalmente no me sorprendió mucho.

Luego salimos de toda esa gente para encontrar que había muchísima gente más y que era casi imposible pasar y mejor ni les cuento la gente que había para comprar un agua, un refresco o una cerveza, que escuché y no recuerdo de quién, que en un punto donde vendían cerveza la gente se puso tan loca que empezó a saquear el lugarcito este, ven la gente saca lo bestia.

Y bueno cuando me senté seguí viendo a gente hipster y escuchando conversaciones bastante tontas, ahí fue cuando me acordé que los eventos masivos no me agradan demasiado, como extrañe el salón 21, lo cerca que estaba de Phoenix y de Mew, y que aunque la gente se puso loca a lo mucho había 300 personas.

Escuché de lejos Echo & the Bunnymen, pero no les puse especial atención, también vi de lejos a James, prendió un buen a la gente y yo no sé como logro mantenerse vivo después de acercárseles. Y finalmente el momento esperado: Interpol, el lugar en donde nos encontrábamos no era tan favorable pero al menos podíamos vislumbrar el escenario, cuando acabo James y todos corrieron a ver a Interpol ni la pantalla veía; pero de cualquier modo pude disfrutar las canciones que tocaron, a decir verdad me quede en el Antics a partir de ahí ya no supe más, de cualquier modo Interpol nunca fue mi hit.

No sé como haya sido ir a ver a Interpol con el antiguo bajista, Carlos, pero aún así no estuvo nada mal, tocaron las viejitas pero bonitas y me encantó que tocaran Obstacle 1, Slow Hands y Not Even Jail, que por alguna extraña razón me traen buenos recuerdos, al final como decía mi amigo “Paul no se mueve pero ni por favor” y de cualquier modo sólo puedo añadir que es increíblemente guapo, se despidió con el clásico “Gracias México , los queremos mucho, ahora vamos a ver a los Pixies”, con un acento español porque el hombre habla mejor español que tú y que yo, definitivamente.

Cuando Interpol acababa Obstacle 1, medio escuche un ritmito que se me hacía conocido, porque llego un momento en que Interpol y los Pixies tocaron al mismo tiempo, y como había esperado era Wave of Mutilation, que habría querido escuchar pero por ese empalme con las bandas no pude, escuché Here comes your man y desgraciadamente no pude quedarme a escuchar la clásica Where is my Mind.

En general no estuvo tan mal, pero tampoco fue la cosa del otro mundo, lo único que rescató son los descubrimientos: The Temper Trap y Two Door Cinema Club, me arrepiento de no haber ido a ver a los Foals dicen que estuvieron bastante bien, de ahí en fuera, si no iba no creo que me hubiera perdido de mucho y me hubiera salvado de unos cuantos golpes que mi cuerpo aún reciente.

Al final, no faltó el amargado en facebook que puso que fue a ver a los Pixies y que ninguna otra banda valió la pena, a decir verdad el festival fue bastante mediocre y reitero el pésimo sonido que había y el mal lugar del evento. El escenario llamado Corona Light, brillo por su ausencia, puras bandas de habla español que no proponen algo diferente y lo único bueno que ahí paso fueron los Foals, y eso dicen, a mi no me consta. De todas formas no creo que se pueda encasillar en que todo fue una “mierda” como lo leí, yo creo más bien que los géneros eran bien distintos y que a decir verdad Regina Spektor, Interpol, Pixies, James y Echo & the bunnymen, bien pudieron venir solos.

Y bueno ya ni hablar de los hipters y en general de la gente bestia que asiste a esos eventos, por lo pronto, llámenme fresa, yo ya opté por ir a gradas y asistir a conciertos en el Vive Cuervo Salón.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Preguntas frecuentes

Hay ocasiones donde uno mismo se pregunta ciertas cuestiones, hoy como parte del día, como parte del momento y de la situación, me hice algunas preguntas que han sido últimamente constantes en mi vida diaria, así que me pregunto a mi misma:

¿Cómo te encuentras después de todo?

Supongo que bien, bien, bien, bien, aunque a mi profesor de taller le moleste; supongo que hasta es divertida esa palabra, no dice nada. Es un punto intermedio entre el saber y no saber exactamente cómo te encuentras. Pero, para ser más clara, emocionalmente me siento como un sube y baja, físicamente estoy sana, hasta el momento; disfruto el momento y trato de no clavarme demasiado en las situaciones, no sé si sea una buena filosofía de vida pero me ha funcionado.

¿Esperas algo con especial entusiasmo?

No, creo que las cosas que te sorprenden llegan de manera demasiado inesperada, pienso, no crees falsas expectativas sobre tal o cual cosa, sólo disfrútalo, sí recibes algo más está perfecto y si no es lo mismo.

Veo que otra vez recurres a Mew, sé que los tienes casi en un altar puedo saber el por qué

Creo, cuando me gustaba mucho Coldplay estaba demasiado encasillada en esa música, en ellos de forma especial, cuando escuché a Mew sentí ese algo que te hace emocionarte al escuchar una canción, cuando sientes que dicen algo importante, algo que te atañe. Casi siempre que escuchó a Mew es porque tengo algo importante que quiero expresar, para mí son una fuente excelente de inspiración.

¿Esa es la verdadera razón por la cuál te gusta Mew, es entonces tu grupo favorito?

Puede que sea esa una de las razones por las que me gusta Mew, pero no es la única, todo el concepto que ellos expresan, las letras, la música, la experimentación con tantos sonidos, silencios, voces; pero sobre todo es, porque cuando los escucho siento una especie de catarsis, cada vez que escucho una canción de ellos al principio pienso, no lo entiendo (más allá de las barreras del lenguaje), luego cuando hago una abstracción sobre situaciones, lugares y momentos, cuando lo relaciono con algún sentimiento cobra sentido lo que dicen y las metáforas que utilizan y hasta pienso que eso que siento a veces, y que pienso que no tiene explicación, bueno… ellos hacen que haya una forma de expresarlo. No es mi grupo favorito, no tengo uno, quizá es con el que más me identificó, pero esto que describo me sucede con muchas otras bandas más, sólo que Mew acapara todos mis sentidos.

También me doy cuenta, y creo que todos se dan cuenta que tienes una extraña y hasta obsesiva fijación por el vocalista de Mew, Jonas Bjerre, ¿por qué?

Yo soy una persona muy extraña, voluble y extremadamente sensible, aunque trate de ocultarlo. Pienso cosas, tengo gustos algo diferentes de la gente que me rodea, no sé si decir que soy rara, porque al parecer la gente piensa que es un término negativo, para mí es un sinónimo de ser diferente y punto. Debo admitir que cuando vi la primera vez a Jonas Bjerre, pensé, es demasiado guapo y en primera instancia eso llamo mi atención, como cualquier otro vocalista de una banda. Cuando investigue más sobre la banda, había mucha información sobre Jonas Bjerre y me di cuenta que él es una persona mortal como todos nosotros, porque cuando escuchas tanto a una banda piensas que ni siquiera son personas, descubrí que tenía tantas similitudes con mi manera de pensar. Me llego a pasar que cuando escuchaba una canción de Mew, me imaginaba un escenario y de repente ver los backdrops (animaciones que utilizan en una pantalla en sus presentaciones en vivo) vi que tenía ciertos elementos que había imaginado antes. Jonas Bjerre es todo un artista, independientemente de Mew, escribe de una forma singular, toma fotos bien bizarras, pinta, anima, dirige, canta y toca varios instrumentos, qué más se puede pedir. A veces caigo en la ridiculez al hablar de él o sobre él, suelo ser así. La verdad sí, si yo pudiera describir al hombre perfecto para mí, sería un nombre: Jonas Bjerre.

Cambiando un poco de tema, ¿le temes a algo en la actualidad?

Es difícil decirlo con exactitud, creo que le tengo miedo a muchas cosas y también sé que no he hecho tantas por miedo. Invariablemente le temo al fracaso, al abandono, a la muerte y no a la mía que eso quede claro, y desgraciadamente a la soledad.

¿Estás leyendo algo actualmente?

Estaba leyendo “Saco de huesos” de Stephen King para no perder la costumbre, me aburrió un poco y no lo he vuelto a leer; comencé también con “Filosofía de tocador” del Marqués de Sade pero me quede en el primer capítulo. Es uno de mis tantos defectos no acabar lo que empiezo. Prometo leerlos.

¿Tienes planes a futuro?

Pues, en algún momento llegue a escribir algo que había escuchado alguna vez “Si quieres hacer reír a Dios cuéntale tus planes”; no creo en Dios, pero por alguna extraña razón pienso que esa frase no está mal. Por lo general, cuando hago planes se echan a perder o, volvemos a lo de las expectativas, son tantas que no me alcanza para cubrirlas todas y acabo decepcionada. Quisiera hacer muchísimas cosas, pero por lo pronto ahora, hago lo que puedo y un poquito más.

Volviendo a la música ¿qué has escuchado últimamente?

He escuchado mucho lo de siempre: Mew, Phoenix, Radiohead, Björk, etc., he estado bien clavada con la voz de Florence and the machine y he estado escuchado bastante a The Temper Trap. Me pasó algo bien gracioso, buscando música para la escuela, encontré varios discos que escuchaba en la prepa y obviamente me trajo muy buenos recuerdos, estoy más bien en esa etapa de escuchar lo que escuchaba, ahora creo que ya no queda con mis gustos, pero es bueno recordar y cantarlas en voz alta, para acordarme que no hubo etapa en la que estuve mejor.

Algo que quieras agregar, antes de terminar la entrada…

No, las palabras ya no brotan en este momento, tengo ese bloqueo, no sólo el del escritor, también el de la charla, a veces tengo tantas ganas de contar muchas cosas o de contar cómo me siento y otras tantas siento que hablo demasiado y no digo nada, así que prefiero resérvame algunas cuestiones, supongo que cuando tenga algo bueno que decir simplemente lo haré.