viernes, 4 de junio de 2010

¿Regresos?


Hace casi cuatro meses, viví una de las pocas experiencias que recordaré el resto de mi vida: ir al concierto de Phoenix. Lo retomo porque así como en este momento regreso a escribir al blog y me reencuentro con las palabras perdidas, así mismo regresa Phoenix.

Como me dijo mi hermana cuando le llame para decirle que estuviera lista para comprar los boletos, pensaba que Muse sería el último concierto de este año; pero no sabemos, siempre llueven sorpresas, esta fue sin duda muy grata.

Y es que no sé si es coincidencia o destino; no, definitivamente no es destino, pero quedaba la frase, justo en este momento como que regresan varias cosas que andaban perdidas, no sólo el blog, no sólo el placer a la escritura, también recuerdos, experiencias y muchas cosas más.

Retomando el tema de Phoenix, es una banda que… cómo decirlo, bueno, pues le tengo un gran afecto, es como si yo hubiese crecido con ellos. Desde la primera vez que los vi en esa ya tan contada experiencia en el Lunario del Auditorio Nacional, donde tuve que ir de tacones y maquillada –no pregunten por qué- supe que si volvían a venir no me los perdería. Y qué decir entonces de la sorpresa y también mala experiencia de su más reciente visita, y lo digo por el drama que hice cuando no alcance boletos para la primera fecha; pero todo tiene su recompensa.

Así es, la primera vez que los vi tenía 16 años; ese día fue como un gig bien privado, bueno con decirles que estuvo Quique de los Tacvbos y ¿Benny Ibarra?, bueno pero no es tan extraño que los vayan a ver “famosillos” disque roqueritos, y evidentemente no lo digo por Quique, pero esta última vez que vinieron, hasta donde me entere andaban por ahí los de Motel y uno de los tipos de Sin Bandera, como sea. Ese primer concierto tuve la fortuna de ver a menos de cinco centímetro de mi a Thomas Mars (vocalista), por supuesto que desde que vi a esa distancia a Coldplay –a excepción de Guy- la verdad es que tengo una extraña, pero culposa fijación por sentir “eso” que se siente cuando se ve a los integrantes de una banda que te gusta.

La segunda vez que los vi, ahora en el Vive Cuervo, absurdamente me fui a formar once horas antes del concierto, ¿por qué hice eso?, aunque siga dando explicaciones supongo que al final, ni yo misma lo comprendo; pero la verdad es que valió la pena cada minuto que estuve ahí a la intemperie esperando: entré a soundcheck, me firmaron mi boleto, los conocí y me tome fotos con ellos… ¡son maravillosos y tan humildes!

Regresan y en contra de todas las estadísticas, y también en contra de todo lo que dije:

- “Ya Ali, esta es la última vez que me formo horas para ver a un grupo, la última “pubertada” que hago

¡ES PHOENIX!

…pero, si vuelven a venir Phoenix y Mew, la neta me vuelvo a formar”

Así que, ya me verán entusiasmada, alocada y como científico loco, planeando cada segundo de ese día, aunque aún falten meses, y saben para qué voy a planearlo: sé que ese día todo lo que planeé no servirá de nada; no se aprende.

Mientras tanto, les dejo un video de Phoenix, para quienes no los conozcan lo hagan; y para los que ya los conocen y seguro los veré ese día del concierto emociónense.




Antes de acabar esta entrada, para cubrir con mi cuota de la semana, porque prometo al menos escribirles una vez a la semana, les dejo estas recomendaciones.

Si pueden, de verdad vean 500 días con ella (500 days of Summer), actúan Zooey Deschanel (vocalista de She&Him) y Joseph Gordon-Levitt. Está bien buena, les va a hacer pensar mucho en esas relaciones interpersonales en las que uno siempre lleva las de perder. ¿Existe el amor?, ¿Conocer a una persona es casualidad, destino o está escrito?, ¿Existe el o la indicada? Y como dice la advertencia al principio “Esta no es una historia de amor”, no se vayan con la finta véanla y ya cuando me comenten reflexionamos sus comentarios. Les paso el tráiler para que se les antoje.

Hablando de recuerdos, les tengo que dejar esta presentación de Junior Senior, olvidaba lo mucho que los escuchaba cuando iba en la prepa, cuando justo como en este momento, no me despegaba de Ali – creo que más en ese momento, que ahora- ya no han hecho nada, pero esta canción cómo hace que me acuerde de un buen de cosas.

Y por último pero no menos importante, les dejo el tráiler de Toy Story 3, nuevamente con esto de los recuerdos y los regresos, bueno, me pasa algo parecido a lo de Phoenix, ir a ver Toy Story 3 es algo así como ir a ver cuánto ha pasado el tiempo; recuerdo que la primera vez que vi el tráiler casi lloró cuando dice “Andy ya va a ir a la universidad”, pensé “No puede ser, yo vi la primer película cuando tenía 9 años, Andy era un niño y ahora va a la Universidad pero co… ¡yo también estoy en la Universidad!”


No hay comentarios:

Publicar un comentario